Cobras 23 de Febrero, 2021

"El ambiente y la energía son sensacionales"

La alegría no es sólo brasileña. El argentino Santiago Grippo da fe de eso y se lo escucha feliz, contento, encantado de la vida con esta experiencia en Cobras., la franquicia brasileña que jugará la Superliga Americana de Rugby desde el 16 de marzo.

El ex tercera línea de Urú Curé devenido hooker, con un mundial juvenil que le fue esquivo por una lesión a días de viajar, campeón del Nacional de Clubes argentino en 2018 y del torneo de la Unión Cordobesa de Rugby en 2019, está en Brasil listo para vivir su primera experiencia como profesional.

"Desde que nos bajamos del avión estamos encantados de estar acá. Somos unos privilegiados," dice Santiago, que comparte equipo con mayoría de jugadores brasileños -casi todos integrantes del seleccionado nacional, Os Tupis - y otros tres jugadores que llegaron desde Argentina para entrenarse en San Pablo de cara a la Superliga Americana de Rugby.

"El ambiente es sensacional. La energía con la que se trabaja tiene a todos muy enfocados en el trabajo diario y también en disfrutar de estos momentos únicos y especiales, que nos tiene a todos de pretemporada, con la cabeza puesta en mejorar en todos los aspectos, día a día, en un ambiente genial".

Tiene como compañeros a jugadores con nutrida experiencia internacional tanto en XV como en Seven, que juegan juntos desde hace tiempo. "Nos incorporaron al grupo inmediatamente y son excelentes personas. El ambiente que se vive acá en Cobras es como el de un club de Argentina, la misma camaradería. Cuando se entrena, es a cara de perro, pero cuando se termina de entrenar, es espectacular cómo se vive", explica.

"Quería tener una vivencia distinta, salir de mi zona de confort, abrir la cabeza. En mi club estaba muy cómodo y quería tener la chance de experimentar otro rugby, otra cultura, otras costumbres, otra vida, otros compañeros, otros entrenadores, otro rugby.” 

“Cuando surgió la posibilidad de la SLAR y de estar con Emiliano (Bergamaschi, el head Coach de Cobras) con quién ya había entrenado en mi época de juvenil con Los Pumitas, no dudé un segundo, armé el bolso y me vine", afirma Santiago, que a pesar de la distancia y el presente de rugbier profesional, sigue estudiando.

"Me faltan dos materias para recibirme en Administración de Empresas y acá, cuando no entrenamos, estudio a fondo para poder rendir. Todos los argentinos que estamos acá estamos en la misma, los cuatro hacemos lo mismo, nos entrenamos y en cuando no, estudiamos", cuenta.

"Brasil está en un punto justo. Está listo para dar ese paso a nivel nacional que tanto se espera de ser un rugby emergente a ser protagonista.” 
“Con la cantidad de habitantes que tienen y el tamaño de los jugadores que ves, en cuanto tengan más jugadores pueden dar un salto cualitativo enorme.”

Como ejemplo, cuenta lo que le pasó recientemente. “Nos llevaban al entrenamiento y el chofer nos preguntó qué deporte hacíamos – cuando le dijimos ‘rugby’, el chofer no sabía que se jugaba al rugby en Brasil. Ahí está la clave: cuando se conozca más y se difunda y haya más chicos y chicas en los clubes, van derecho a ser una selección muy fuerte en el futuro no tan lejano".

Esta semana, Cobras hará su primer partido amistoso cuando se enfrenten entre sí los 40 jugadores que están entrenando de cara a la SLAR. "Va a estar duro jugar un partido entero después de tanto tiempo, pero la competencia que se avecina también va a estar dura, queremos llegar en óptimas condiciones y así vamos a llegar".